Home / Nosotras decidimos

Nosotras decidimos

[vc_row full_width=»» parallax=»» parallax_image=»»][vc_column width=»1/1″][vc_column_text css=».vc_custom_1448356553923{background-color: #bfbfbf !important;}»]

«Imponer un aborto a una mujer que quiere parir o imponer un embarazo y la maternidad a quien no quiera son actos de violencia física y moral contra las mujeres”. “Mujeres ante el Congreso”

996989_667914579899746_1186846861_n

En el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en 1990, se acordó declarar el día 28 de septiembre como Día por el Derecho al Aborto de las Mujeres de América Latina y del Caribe.

En muchos países el aborto está penalizado, por lo que las mujeres tienen que acudir al aborto clandestino con lo que esto supone: falta de condiciones para una intervención óptima, interrupciones practicadas por personal no especializado, y lo más grave de todo, que se pone en riesgo la vida de la mujer. Las hemorragias y otras complicaciones del aborto incompleto son una de las causas de mortalidad materna. Además, la penalización castiga más duramente a las mujeres más desfavorecidas (aquellas con dificultad de acceso a la educación y a la información, con falta de recursos económicos, etc.)

En España tenemos una ley(hasta ahora) que regula el derecho al aborto, garantizando unas condiciones sanitarias y de protección a las mujeres que desean interrumpir su embarazo. Pero con el anteproyecto de reforma de la Ley del aborto del ministro Gallardón, este pretende cambiar dicha ley, movido por la mano de la Iglesia Católica. El hecho de que quien persigue modificar la ley sea un ministro de justicia, y con el clero detrás, sólo nos deja ponernos en lo peor y temer que su propósito último sea la penalización del aborto.

Desde los colectivos antiabortistas y pro-vida rechazan el aborto empleando como principal argumento el derecho a la vida, pero ¿es el feto un ser humano?, ¿qué es lo que hace a un ser humano verdaderamente humano? A medida que se desarrolla el feto aparecen los rasgos humanos: dedos, nariz, ojos, corazón. No obstante, la humanidad va más allá de la apariencia. Lo que verdaderamente caracteriza a una persona es su consciencia, y esta solo puede existir cuando hay un sistema nervioso central y una corteza cerebral desarrollados. La corteza cerebral, según el neurobiólogo Ricardo Tapia, se forma en las semanas 12 y 13 y las sensaciones conscientes son imposibles antes de las semanas 22-24.

En cualquier caso, la ley actual establece un plazo más corto, en primer lugar, por un principio de prudencia, pues al adoptar un plazo más corto se asegura que no hay consciencia ni vida neuronal. En segundo lugar, por la salud de la mujer que realiza la interrupción, a mayor tardanza en la intervención, mayor necesidad de procedimientos quirúrgicos y mayor riesgo para la salud. Y en tercer lugar, se pretende legislar adecuándose a los otros Estados, que establecen plazos similares.

Si se adopta una perspectiva científica, no se puede afirmar que el feto sea un “ser humano” o que no lo sea, puesto que la ciencia no entra en categorías morales. La incapacidad de afirmar que el feto es igual al ser humano formado hace que el primero no pueda considerarse como un sujeto de derechos en la misma medida que un ser humano desarrollado. Pero una mujer sí es un ser humano desarrollado, por lo que toda mujer tiene derecho a que se proteja su salud, y más aún su vida. Es necesario respetar la dignidad y la libertad de la mujer, no se puede subordinar su vida a un embarazo.

Hoy al sistema le da igual las personas enfermas ya que se encarga de no cuidarlas, mostrando su verdadero rostro de desprecio por la vida, esencialmente de las personas y colectivos más desfavorecidos.

Esta pérdida y retroceso en las conquistas laborales y sociales da pie a que tanto el gobierno como la Conferencia episcopal y la Iglesia católica intenten imponer con más fuerza SU modelo de mujer perfecta en SU modelo de familia perfecta: una mujer meramente reproductora, casada, heterosexual, sumisa y obediente a su marido y que no tiene capacidad para pensar por sí misma. Por lo tanto, una vuelta atrás en todas las conquistas por las que tanto hemos luchado. Este modelo se materializa, hoy día, con el anteproyecto de reforma de la Ley del aborto que el gobierno nos quiere imponer a  las mujeres, con amenazas, metiéndonos el miedo, criminalizando nuestra lucha por la emancipación, ejercitando el abuso de poder, el autoritarismo y la violencia de estado.

Desde CGT, luchamos por la despenalización del aborto y defendemos el derecho de las personas a decidir libremente sobre su sexualidad, sobre su modelo de familia y en general, sobre su vida. El derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y sobre su maternidad no debe recaer en nadie más que en ellas mismas.

 NO NOS CANSAREMOS DE REPETIR:

  • Despenalización total del aborto en todo el Estado: sin plazos ni supuestos; para todas, menores, migrantes…;
  • Libre capacidad de decisión de las mujeres en la gestión de su cuerpo:  ni gabinetes psicológicos ni sobres informativos  ni días de reflexión.
  • Impulsar los  recursos públicos y de calidad, en igualdad  de condiciones en todas las Comunidades Autónomas.
  • Creación  de centros públicos de planificación familiar, con formación para jóvenes y anticoncepción gratuita.

NOSOTRAS DECIDIMOS!!![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.