Home / Acció Sindical / La CGT critica el cierre de los comedores de Ford, a partir del 2 de Septiembre.

La CGT critica el cierre de los comedores de Ford, a partir del 2 de Septiembre.


La supresión de los comederos supondrá también la pérdida de 50 puestos

de trabajo en Sodexo, la contrata que gestiona el servicio.

Después de 37 años contando con este servicio, dese el

próximo lunes, 2 de septiembre, los trabajadores de Ford pierden uno de sus derechos más antiguos e importantes: la

posibilidad de poder comer en la fábrica por unos 2´50 € (a partir de junio el precio ya había subido a 3´80 por la

negativa de Ford a pagar la subvención que abonaba por cada menú servido), contando con tres primeros platos, dos segundos,

fruta o yogurt y bebida.
Desde esta semana los comedores de Tapicerías, Prensas y Pinturas cierran

(antes ya lo hizo el de Oficinas Centrales) y sólo permanecen abiertos los de Montaje, Carrocerías, Motores y Recambios, en

los que únicamente podrán comer el reducido colectivo del turno central y algunas contratas. Por esta razón la plantilla de

Sodexo, que tiene subcontratado el servicio de cantinas, perderá 50 puestos de trabajo.
A partir de

ahora, con el inicio del turno de noche, cada uno de los tres turnos de trabajo tendrá una pausa de 15 minutos (razón por la

que ya no puede acudir a los comedores) y los otros 15 minutos de la antigua media hora de comida se transforman en

adelanto del fin de la jornada.
Desde CGT siempre nos hemos opuesto a la eliminación de los comedores, y

lo hemos hecho no sólo porque creemos importante que los empleados puedan comer todos los días de caliente (incluso con un

menú de protección digestiva) sino porque esa media hora suponía un tiempo de descanso en el que olvidarse de los

infernales ritmos de trabajo, permitía la convivencia entra los trabajadores, facilitaba la comunicación de los sindicatos

con la plantilla, etc.

Lamentablemente ese rechazo sindical de un principio fue roto por la UGT,

con su pacto secreto de 2007, y por CC.OO. en el de 2013, lo que ha provocado que la empresa aproveche esa renuncia

imperdonable para imponer una medida que siempre se le había negado.
La Sección Sindical de CGT lamenta que para

conseguir que el turno de noche trabaje medía hora más (cuando en anteriores épocas con tres turnos no era necesario) se

haya condenado a los trabajadores a perder un importante descanso y a empeorar su dieta (unos comerán todos los días

bocadillos o bollería industrial) y otros tendrán que cocinar y comer a deshora en sus casas; algo que dice muy poco sobre

el supuesto interés de Ford por el bienestar de sus empleados.

30 de agosto de 2013.