Federació Local de Sindicats CGT València - Solidaritat Lluita Autogestió - Confederació General del Treball
Home / Actualitat / 250 treballadors morts per accident laboral de gener a maig de 2018

250 treballadors morts per accident laboral de gener a maig de 2018

Les dades de l’avanç d’estadístiques d’accidents de treball corresponent a gener-maig del 2018, publicat pel Ministeri de Treball, Migracions i Seguretat Social, indiquen que s’han produït 245.922 accidents de treball, 8.352 més que en el mateix període de l’any anterior . Això suposa un increment del 3,5%, que es produeix tant en jornada de treball (3,5%) com in itinere (6%).

Augment important dels accidents greus en jornada de treball (5%) i 250 persones han perdut la vida en aquest període el que suposa un increment de l’1% en jornada i del 4,7% in itinere.
Els accidents en jornada de treball segueixen tenint un marcat perfil masculí (70%), a diferència dels in itinere en els quals les dones pateixen més accidents (56%).

Es produeixen increments d’accidents en jornada a tots els sectors, excepte en l’agrari i l’administració pública, i el seu principal causa són els sobreesforços.

Els accidents mortals tenen un perfil masculí encara més marcat tant en jornada (94%) com in itinere (87%), només augmenten en el sector serveis (15,3%) i les causes principals són les patologies no traumàtiques (46,8 %) i els accidents de trànsit (21,5%) en els accidents en jornada i novament els tràfics (89%) en els in itinere.

3 comentarios

  1. La sangre de la clase obrera fue siempre generosa, el derramarla e irle la vida en ello no ha dejado de ser un hecho constatable y cotidiano. Es un precio que hay que pagar, o un peaje obligatorio en el mundo del trabajo del sistema capitalista. Desde las huelgas del 1976 y del 1992, sobre todo en la construcción no se ha hecho absolutamente nada por parte de ninguna organización sindical que reivindique de verdad unas mejoras en las condiciones de trabajo, que la norma establecida por parte de la patronal, con la complicidad sindical de primar los contratos a tiempo parcial, o limitados a dos, tres meses, o en el mejor de los casos, firmar los contratos de trabajo con el finiquito saldado a priori y sin recibir un duro. Esta es la tónica en las fábricas, obras y servicios varios, costumbre adquirida desde los tiempos de Franco. Los sindicatos han sido cómplices de tamaña servidumbre. Están vendidos todos a la voz de su amo. La clase obrera lo tiene muy mal con estas organizaciones “amigas”. Si bien históricamente tuvieron un papel importante en la lucha de los trabajadores, hoy es todo lo contrario. No se yo la fórmula de acabar con este fiasco y el encontrar nuevas maneras de lucha, no doy para tanto, pero si en algo hay que avanzar se tendrá que hacer al margen de los sindicatos, incluidos los “anarcosindicalistas”.

    Emili Justicia

  2. La sangre de la clase obrera fue siempre generosa, el derramarla e irle la vida en ello no ha dejado de ser un hecho constatable y cotidiano. Es un precio que hay que pagar, o un peaje obligatorio en el mundo del trabajo del sistema capitalista. Desde las huelgas del 1976 y del 1992, sobre todo en la construcción no se ha hecho absolutamente nada por parte de ninguna organización sindical que reivindique de verdad unas mejoras en las condiciones de trabajo, que la norma establecida por parte de la patronal, con la complicidad sindical de primar los contratos a tiempo parcial, o limitados a dos, tres meses, o en el mejor de los casos, firmar los contratos de trabajo con el finiquito saldado a priori y sin recibir un duro. Esta es la tónica en las fábricas, obras y servicios varios, costumbre adquirida desde los tiempos de Franco. Los sindicatos han sido cómplices de tamaña servidumbre. Están vendidos todos a la voz de su amo. La clase obrera lo tiene muy mal con estas organizaciones “amigas”. Si bien históricamente tuvieron un papel importante en la lucha de los trabajadores, hoy es todo lo contrario. No se yo la fórmula de acabar con este fiasco y el encontrar nuevas maneras de lucha, no doy para tanto, pero si en algo hay que avanzar se tendrá que hacer al margen de los sindicatos, incluidos los “anarcosindicalistas”. En estos tiempos que corren, el estar sindicado es lo mismo que delegar… no seré yo quien diga que no hay que estar organizado, pero, en nuestros días los sindicatos son entre las veleidades nacionalistas o Cuperas, sus asamblearismos inoperantes, (quede claro que no estoy en contra de las asambleas. De lo que si estoy en contra es de ese gran número de delegados, que en la cara llevan marcada la etiqueta de sinvergüenzas, por tanto, cuestiono todo tipo de delegación) las asambleas el hacerlas por obligación es poco menos que nada, las asambleas tienen todo su sentido cuando se hacen por necesidad y los pero… se los mete uno o una en el culo si les cabe. La operatividad está por encima de todo, se juegan mucho la clase obrera en ello en su camino hacia una sociedad mucho más justa y equitativa. Empecemos a confiar nuestro buen hacer a partir de nosotros mismos, ajenos a los cantos de sirena desquiciada de toda esa basura mal llamada izquierda indefinida y se sus evangelios canallas.

    Emili Justicia

    Emili Justicia

  3. La sangre de la clase obrera fue siempre generosa, el derramarla e irle la vida en ello no ha dejado de ser un hecho constatable y cotidiano. Es un precio que hay que pagar, o un peaje obligatorio en el mundo del trabajo del sistema capitalista. Desde las huelgas del 1976 y del 1992, sobre todo en la construcción no se ha hecho absolutamente nada por parte de ninguna organización sindical que reivindique de verdad unas mejoras en las condiciones de trabajo, que la norma establecida por parte de la patronal, con la complicidad sindical de primar los contratos a tiempo parcial, o limitados a dos, tres meses, o en el mejor de los casos, firmar los contratos de trabajo con el finiquito saldado a priori y sin recibir un duro. Esta es la tónica en las fábricas, obras y servicios varios, costumbre adquirida desde los tiempos de Franco. Los sindicatos han sido cómplices de tamaña servidumbre. Están vendidos todos a la voz de su amo. La clase obrera lo tiene muy mal con estas organizaciones “amigas”. Si bien históricamente tuvieron un papel importante en la lucha de los trabajadores, hoy es todo lo contrario. No se yo la fórmula de acabar con este fiasco y el encontrar nuevas maneras de lucha, no doy para tanto, pero si en algo hay que avanzar se tendrá que hacer al margen de los sindicatos, incluidos los “anarcosindicalistas”. En estos tiempos que corren, el estar sindicado es lo mismo que delegar… no seré yo quien diga que no hay que estar organizado, pero, en nuestros días los sindicatos son entre las veleidades nacionalistas o Cuperas, sus asamblearismos inoperantes, (quede claro que no estoy en contra de las asambleas. De lo que si estoy en contra es de ese gran número de delegados, que en la cara llevan marcada la etiqueta de sinvergüenzas, por tanto, cuestiono todo tipo de delegación) de las asambleas, el hacerlas por obligación es poco menos que nada, las asambleas tienen todo su sentido cuando se hacen por necesidad y los pero… se los mete uno o una en el culo si les cabe. La operatividad está por encima de todo, se juegan mucho la clase obrera en ello en su camino hacia una sociedad mucho más justa y equitativa. Empecemos a confiar nuestro buen hacer a partir de nosotros mismos, ajenos a los cantos de sirena desquiciada de toda esa basura mal llamada izquierda indefinida y de sus evangelios canallas.

    Emili Justicia

x

Check Also

Tallers organitzats per CGT-UV amb motiu del 25N

La secció sindical CGT de la Universitat de València organitza dins de la campanya del 25N Dia Internacional contra ...