Home / Actualitat / Informe de IP y SAC sobre su visita a Ucrania

Informe de IP y SAC sobre su visita a Ucrania

CGT-INTERNACIONAL2Una delegación de personas de SAC (Suecia) e IP (Polonia), organizaciones rojinegras con las que compartimos relaciones internacionales, hicieron un viaje a Ucrania recientemente. Este es su informe, lo que sigue es una traducción, laboriosa y voluntaria, realizada por colaboradores de la Secretaría y, por tanto, podría contener algún error interpratativo.Salut!

Informe sobre la visita a Kiev en Abril 2014.

Parece que muchas percepciones del levantamiento Maidan y la dinámica interna dentro y fuera de Ucrania son retorcidos, especialmente en lo que concierne a los objetivos y la dirección del movimiento, la participación de la izquierda y el papel y la importancia de la extrema derecha. La reacción de la izquierda fuera de Ucrania ha sido superficial, paranoica … por lo menos. No existen fuertes vínculos entre la izquierda en Ucrania y otros países (tal vez con excepción de Rusia), por lo que muchos de los comentarios de la izquierda se basasaron únicamente en la propaganda de los medios. Este informe tiene por objeto aclarar los conceptos erróneos y explicar lo que está pasando.

Esto es un resumen de las conversaciones con activistas de grupos de izquierda en Kiev en abril de 2014, entre ellos miembros de la Unión de Trabajadores Autónomos, la Oposición de Izquierda y Estudiantes de Acción Directa, así como visitas a Maidan. Esta no es una relación completa de todos los aspectos, pero es un informe de lo que hemos escuchado de los compañeros y en la calle.

Activistas de izquierda se sorprendieron de que el levantamiento fue capaz de deshacerse de Yanukovich «tan rápido», ya que esperaban más represión y una lucha más larga, y más después de la muerte de decenas de manifestantes a mediados de febrero. Sin embargo, las razones internas y externas llevaron al cambio de régimen. Después de las últimas elecciones presidenciales en el año 2010 el grupo de Yanukovich había concentrado más poder político y económico, y se había apropiado de grandes sectores de la economía y amenazado la posición de otros clanes oligarcas poderosos. Así que su gobierno no se ajustaba a los intereses de la clase capitalista en Ucrania sino que eran vistos sólo como una familia corrupta. Muchos oligarcas se apartaron de Yanukovich y apoyaron a los partidos de la oposición y a otros manifestantes, ya que sólo un cambio de régimen podría traer de vuelta sus ganancias.

El gobierno de Yanukovich también fracasó en la búsqueda de una solución para la crisis económica. Debido a la rivalidad entre los dos principales grupos de poder de la clase dominante, el bienestar social no se había reducido en la misma forma que en Rusia y otros países de Europa del Este en las últimas dos décadas. El gobierno de Yanukovich trató de reducir los gastos del Estado, por ejemplo, con una reforma de las pensiones, pero no tuvo éxito y temían disturbios sociales. Desesperadamente buscó apoyo financiero, alternando las relaciones más estrechas y promesas de apoyo financiero de la UE o Rusia. Ambos ofrecían créditos al estado con la condición de tener más influencia política y apertura en la economía de Ucrania para los inversores extranjeros.

Las maniobras de Yanukovich alejaron a algunos de sus partidarios de la elite económica y seguramente a mucha gente común en Ucrania. Lo que hizo que la gente en Kiev y luego en otras partes del país, especialmente en el centro y el oeste de Ucrania, demostraran que no fue sólo la promesa de una vida mejor, si el país se acercaba a la UE, sino también el miedo a una situación similar a Rusia con su política cada vez más autoritaria por el hecho de tener un solo partido, el estricto control de las manifestaciones, las leyes homofóbicas y mucho más. El acercamiento a Rusia parecía significar menos libertad personal y un Estado más fuerte bajo el control de la élite política corrupta y los oligarcas.

El Movimiento Maidan

El movimiento Maidan pasó por varias fases. La primera fase comenzó con manifestaciones a favor de la UE y de la ocupación de Maidan a finales de noviembre de 2013, luego el gobierno de Yanukovich se negó a firmar el acuerdo de asociación con la UE. Después de los ataques policiales contra los manifestantes continuó en la segunda fase con las manifestaciones contra la represión en diciembre. La tercera fase de las luchas de barricadas y ataques a activistas por parte de la policía y matones patrocinados por el gobierno ( Titushky ) se inició en la segunda mitad de enero de 2014, cuando el gobierno de Yanukovich anunció nuevas leyes contra la protesta. Los movimientos culminaron en la fase de vuelta con luchas feroces y la muerte de decenas de manifestantes a mediados de febrero . Durante la quinta fase a finales de febrero el gobierno de Yanukovich se derrumbaron y las fuerzas de la oposición tomaron el poder. La sexta fase aún continúa , ya que todavía existen los campamentos de protesta en Maidan (con las elecciones presidenciales de mayo a la vista ) y manifestaciones en contra de la agresión de Rusia y otros problemas.

De acuerdo con los entrevistados, la mayoría de la gente en Maidan fueron expulsados ​​por las cuestiones sociales, como la pobreza y los bajos salarios, la corrupción, la policía y la violencia y las leyes represivas. Sin embargo, las demandas sociales no se expresaron como tal, y cuando algunos utilizan determinadas consignas son expulsados ​​y son llamados provocadores por la gente de los partidos de oposición o grupos derechistas que racionalizan el movimiento con consignas generales contra la corrupción, el gobierno de Yanukovich, la tiranía, etc

La autodefensa en Maidan fue organizada en «grupos de cien», creados con organizaciones o corrientes de su propio grupo. En total había alrededor de cincuenta de estos grupos de cien. Sin embargo, a pesar del nombre, muchos grupos estaban formados por no más de treinta o cuarenta personas. Una decena de grupos fueron dominados por los derechistas o fascistas, otros expresaron las tendencias nacionalistas, pero con elementos más liberales o democráticos. Más tarde, algunos utilizaron el término «grupo de un centenar» de otra actividad autoorganizada: mujeres, artistas, activistas contra la corrupción, y así sucesivamente. Durante el movimiento, muchas personas de Kiev fueron y donaron comida – había incluso una broma entre los manifestantes que decía que ganaron peso durante el movimiento. Otro tipo de apoyo vino de diversas organizaciones y de la élite, como la medicina.

Los fines de semana la composición cambió, con la población de Kiev que llegaba a las concentraciones y manifestaciones. La mayoría de los manifestantes no estaban organizados y no tenían antecedentes políticos, pero participaban en las discusiones, lo que favorecía la igualdad, la libertad, la expresión de odio a la policía. Esto no se ha traducido como una desconfianza general hacia cualquier autoridad (estado), sin embargo. En las primeras etapas del movimiento, los participantes ordinarios en Maidan no confiaban en los políticos de los partidos de la oposición – «Todos ellos tienen que salir» – pero eso cambió en cierta medida después. Los trabajadores llegaron a las manifestaciones y participaron en los grupos de Maidan, pero no organizados a través de sindicatos. Cuando el líder de la Confederación de Sindicatos Libres de Ucrania (CFTU), Volynets, anunció una huelga general, no pasó nada.

La composición de los manifestantes en otras ciudades fue diversa. Por ejemplo, en Dniepropetrovsk y Kryvyi Rih (Ucrania central) mineros del CFTU participaron en las protestas Maidan allí, en Charkiv (este de Ucrania) la protesta iba de la mano de los izquierdistas y liberales. La coordinación entre los diferentes maidans fue en general débil, pero fuerte entre Lviv (Ucrania occidental) y Kiev.

Cuando visitamos Maidan a principios de abril , parecía el escenario de una película histórica, con muchas barricadas todavía allí , tiendas de campaña del ejército en la calle , velas y fotos de las personas que mataron . El edificio sindical quemado fue decorado por artistas con pintura de color rosa -bombas. Había puestos de venta de «souvenirs revolucionarios» , calendarios, tarjetas de identificación, felpudos con la cara de Yanukovich etc En las pintadas de las paredes y de la calle – arte de todo tipo, desde los fascistas y anarquistas , y muchos ACAB ( All Cops Are Bastards ) . Muchos grupos tenían carteles con sus » mártires » en las tiendas de campaña. Activistas de las afueras de Kiev todavía viven allí . Muchos hombres llevaban uniformes militares y chalecos antibalas – no sólo en el fascista Pravy Sektor , sino también en los grupos «moderados» como el conservador- liberal Spilna správa , Samooborona o el nacionalista – anarquista Narodny Nabat . Algunos de ellos admitieron que estaban participando en el entrenamiento militar – incluyendo el uso de armas. Algunos edificios aún estaban ocupadas por grupos como C-14/Svoboda y Pravy Sektor .

Alrededor de 1.500 manifestantes seguían aguantando en la plaza, en su mayoría hombres, algunas mujeres. Algunos de ellos habían estado allí durante cuatro meses, día y noche. Hablamos con algunos de ellos que vinieron aquí desde pequeños pueblos cerca de Lviv, campesinos, gente del monte y los trabajadores de la construcción. El más joven tenía 27 años, el resto andaba por los cuarenta. Pertenecían a un grupo anti-corrupción y Samoobrona y dijeron que se quedarían hasta las elecciones de mayo. Para ellos, el antiguo y el nuevo gobierno son igual de corruptos. Ellos piensan que la situación se agravó porque las personas perdieron sus puestos de trabajo. Ninguno de ellos había estado trabajando en la UE, pero algunos habían trabajado en las obras de construcción de Bielorrusia ??? y Rusia. Uno de ellos dijo que no recibieron su salario completo después de trabajar en Moscú. Estuvimos en la celebración del cumpleaños de un hombre, bebiendo vodka a pesar de la prohibición del alcohol en Maidan, que con orgullo nos mostró fotos, posando con armas de fuego.

Grupos activistas de izquierda

Había poco espacio para la izquierda en Maidan entre el escenario (controlado por los partidos políticos) y los edificios y barricadas controladas por la derecha. Los grupos de izquierda acordaron que el gobierno de Yanukovich tenía que dejar el poder, y dieron apoyo a la lucha contra la corrupción y la violencia policial. Aun así, no desempeñaronun papel importante.

La izquierda es generalmente débil en Ucrania. En general está desacreditada a causa del Stalinismo, pero también por el reciente apoyo a Yanukovich por parte del Partido Comunista de Ucrania, que es socialmente conservador y pro-ruso. Otros grupos en Kiev consisten en “intelectuales”, tienen solo unas docenas de activistas, y hay solo pequeñas secciones de Antifa y hooligans de izquierda. La izquierda está dividida por un patrón similar al de todas partes: Borodba, una organización Stalinista, fundada en 2011 de una escisión de Organización de Marxistas. Después de que tres de sus activistas fueran golpeados por fascistas en Maidan, Borodba se volvió contra todo el levantamiento y lo difamó de fascista, tomando una visión similar a la del Gobierno ruso. Otra escisión es Oposición de Izquierdas (OI), una organización trotskista, a la que se unió otra gente de izquierdas. Ya en 2008, se creó una organización estudiantil: Acción Directa (DA), iniciada por anarcosindicalistas. Antes del movimiento-Maidan, estuvo involucrada en la movilización de manifestaciones de miles de estudiantes en contra de las tasas universitarias y la reforma de la educación superior. La Unión de Trabajadores Autónomos (UTA) se estableció en 2011 como un intento de alejarse del mero activismo político y participar en la lucha de clases. Organizó una campaña contra la nueva ley del trabajo.

A principios de noviembre mucha gente de izquierdas, incluidos los anarquistas y feministas, se involucraron. Un grupo de unos treinta activistas visitó Maidan para participar y hacer agitación y creó un grupo de izquierda de un centenar. Fueron atacados por los fascistas, una vez porque la Oposición de Izquierda tomó una bandera roja, otra porque las feministas tenían pancartas defendiendo la igualdad. Los de izquierda eran demasiado pocos y no podían hacer valer su participación abierta en el movimiento. Los ataques fueron llevados a cabo por C-14, la milicia Svoboda que estaba bien preparada para esto, porque ya antes de Maidan habían hecho las listas de activistas de izquierda y conocían muchas caras. Posteriormente pocos de izquierda incluyendo anarquistas lucharon en las barricadas (donde fueron atacados y expulsados por la derecha); en vez de eso se comprometieron de otras formas.

Oposición de Izquierda hizo campaña contra la brutalidad policial y – junto con otros activistas – pasaron películas sobre otras luchas globales en Maidan en diciembre y enero . Las feministas crearon una biblioteca y un espacio para reuniones en un edificio que fue posteriormente desalojado por Berkut antes de ser tomado por Pravy Sektor (que todavía lo controla). Activistas de izquierda coordinaron guardias de hospital en que participaron cientos si no miles de personas: protegieron manifestantes heridos de arrestos en diez hospitales de Kiev. De veinte a cincuenta personas custodiaban cada hospital en todo momento por turnos. La Asamblea de Estudiantes se formó por Acción Directa para coordinar la actividad de los estudiantes que participaban en el movimiento. Se basaba en la democracia directa. Si alguien tenía una propuesta la podía hacer en la asamblea estudiantil que tenía lugar todos los días. Alrededor de 300 personas participaban, algunas duranter un día o una semana, otros por varias semanas. Establecieron una “sala de huelga”, un lugar ocupado en la universidad (de la mañana a la noche) donde se reunían, organizaban las acciones cerca de los tribunales, después de que la policía arrestara manifestantes, y boicots contra el partido de Yanukovich (es decir, contra empresas de simpatizantes del partido), organizaron un lugar en Maidan para que las estudiantes se reunieran e hicieran campaña (con ideas de izquierda y de acción directa…) , organizaron un ocupación del Ministerio del Interior… y la ocupación del Ministerio de Educación.

Relato de un activista que formó parte de la ocupación del Ministerio de Educación en Kiev

En un primer momento, cerca de 300 estudiantes de la Asamblea de Estudiantes fueron al Ministerio a manifestarse la tarde del 21 de febrero (un día después del alto número de asesinatos en Maidán, y el día que Yanukovich desapareció). Estaban decididos a derribar la valla y entrar en el patio, pero encontraron la puerta abierta, entraron y pidieron hablar con el ministro. Él no estaba, y su adjunto dijo que no podía ponerse en contacto con él. El adjunto llamó a la policía, pero ese día la policía no estaba preparada para intervenir. Los estudiantes se enojaron y entraron en el edificio. Se quedaron en la sala de conferencias y en los pasillos, pero no entraron en las oficinas. Los empleados salieron corriendo, y algunos trataron de llevarse archivos. Los estudiantes declararon el edificio ocupado e informaron a la coordinación de Maidán, que les envió comida y agua. Unas diez personas (anarquistas, comunistas, socialistas) actuaron como fuerzas de autodefensa custodiando el edificio.

Algunos nazis llegaron al principio, pero no estuvieron interesados ya que no había dinero ni nada de importancia para ellos. Entonces el grupo de autodefensa bloqueó la puerta. Después de que los empleados trataron de destruir archivos, se les echó, y sólo se dejaba entrar a los estudiantes que mostraran su tarjeta. «El Ministerio es de los estudiantes.» Alrededor de 200 estudiantes (una composición variable, ya que los estudiantes iban y venían) nos alojamos allí durante una semana, durmiendo en los bancos de los pasillos por las noches. Svoboda y Pravy Sektor enviaron a dos o tres personas para ver lo que estaba pasando, pero los estudiantes dijeron: «Somos apolíticos, ¿qué hay aquí que os interese? » Así que se fueron. Sin embargo, durante la tercera noche dos autobuses con una cincuentena de partidarios de Svoboda aparecieron fuera del Ministerio. Estaban esperando órdenes de arriba para atacar el edificio ocupado (como habían hecho con los ministerios que habían sido tomadas por otros grupos, por ejemplo, el Ministerio de Agricultura). Querían coger los archivos. Al final, no atacaron, pero las fuerzas de autodefensa estuvieron despiertos toda la noche. Un grupo de quince hinchas del Arsenal de Kiev, los únicos ultras de izquierda en Ucrania ( «individuos grandes, la mayoría de ellos veganos, que leen libros de Marx, etc»), vino y se quedó el resto de la semana a apoyar la defensa del edificio. El grupo de autodefensa participó en las reuniones de los estudiantes, pero no le dijo a los estudiantes lo que debían hacer, solo daban consejos y hacían comentarios. Sus principales objetivos eran asegurarse de que los estudiantes podían auto-organizar y controlar su lucha y mantener fuera a los grupos de derecha como Svoboda y Pravy Sektor.

Los empleados llegaron de nuevo después de algunos días, gritando consignas desde el exterior, exigiendo entrar para trabajar, pero los estudiantes no les dejaron entrar. Durante toda la semana, los estudiantes discutieron sus reivindicaciones. Había algunos estudiantes de tendencia derechista, pero no muchos. Las reivindicaciones fueron expuestas al nuevo gobierno, incluido el seguimiento y publicación de las cuentas del Ministerio y más formas de autogestión para los estudiantes. Después de una semana, el nuevo gobierno aceptó todas las exigencias y firmó un acuerdo frente a los medios de comunicación y testigos. Después los estudiantes salieron del edificio.

El activista dice que, por supuesto, esto también fue un paripé, y que el nuevo gobierno no cumplirá con todos los puntos que acordaron. Sin embargo, el seguimiento se está haciendo, y ve toda la acción como un gran éxito ya que los estudiantes mantuvieron con éxito la ocupación auto-organizada, no permitieron Svoboda u otras fuerzas de la derecha intervenir y obligaron al gobierno a firmar el acuerdo. Fue su primera ocupación de este tipo, y, en sus palabras, una gran experiencia.

Después del cambio de régimen

El levantamiento de Maidán puso a los partidos de la oposición en el poder, que no perdieron tiempo y establecieron muchos de sus partidarios oligarcas como gobernadores o alcaldes de varias regiones. La situación económica parece al menos tan sombría como antes. Muchas personas están en el paro, y tienen sólo la elección entre la migración (como trabajadores de la construcción a Rusia, como trabajadores domésticos a Italia, España, Polonia …) o tomar puestos de trabajo sin contratos ni seguridad social. Muchos empleados estatales, como profesores o médicos, tienen salarios muy bajos, etc. Las condiciones de trabajo en las minas y las fábricas son malas, el equipo antiguo, el número de accidentes de alto.

A cambio de la ayuda financiera de la UE, los EE.UU. y el FMI el nuevo gobierno de Ucrania tuvo que anunciar paquetes de reformas que incluyen las medidas habituales: recortes presupuestarios, despidos de empleados estatales, reducción del bienestar social, etc. Por otra parte, los precios de la energía subieron (en parte debido a los altos precios del gas y el petróleo de las importaciones rusas), los billetes de los autobuses privados cuestan 30 por ciento más en Kiev, y la hryvnia perdió más de un tercio de su valor respecto el euro y el dólar estadounidense, añadiendo la subida de los precios de los bienes importados.

Obviamente, también hay un aspecto geoestratégico en la crisis de Ucrania. Desde su independencia en 1991, Ucrania se vio dentro de la esfera de influencia de Rusia, incluso cuando otras antiguas partes de la Unión Soviética se integraron en la UE y la OTAN (como los Estados bálticos), junto con los antiguos países del Bloque del Este como Polonia, Romanía, etc. En Ucrania, el estado cambiante de los presidentes y de los partidos ya sea vinculados a las élites de Ucrania occidental o oriental no cambiaron eso, a pesar de los intentos de los gobiernos de la UE – Estados Unidos- por fortalecer la influencia occidental. El apoyo al movimiento Maidán por las fuerzas de la UE y los EE.UU. y el cambio de régimen debe ser visto como un nuevo intento de meter a Ucrania en la esfera de influencia occidental, reestructurar su economía y abrirla a la inversión occidental .. . y, posiblemente, establecerla como otro miembro de la OTAN en la frontera rusa. La anexión de Crimea muestra que el régimen de Rusia no está dispuesto a dejar que eso suceda sin contraataques.

La actual situación de «semi-guerra» facilita la propaganda nacionalista del gobierno de Ucrania, así como la de los separatistas en el este de Ucrania y ofrece distracción de los ataques al nivel de vida de todos los trabajadores de Ucrania. El gobierno de Yanukovich era demasiado débil para llevar a cabo las medidas de austeridad, el nuevo gobierno se ve obligado a llevarlas a cabo, a pesar de su falta de poder y una grave crisis política.

Los recortes sociales y la resistencia después del levantamiento

Un estudiante de la Universidad de Kiev, que está implicado en el desarrollo de una base de datos sobre las protestas en Ucrania, nos dijo que el número de protestas ya se duplicó desde 2012 hasta 2013 – es decir, antes del movimiento de Maidan – y volvió a aumentar en los primeros meses de 2014. El estudio incluye protestas sociales como huelgas, bloqueos, etc. Muchas luchas laborales son en contra de los despidos o los atrasos salariales. Varios de los entrevistados dijeron que esperan un nuevo aumento de las luchas sociales a causa de los recortes presupuestarios y de bienestar social llevados a cabo por el gobierno después de los acuerdos con la UE, los EE.UU. y el FMI, pero también porque durante el levantamiento de Maidan el pueblo aprendido a ser más seguro de sí mismo y a auto-organizarse (por ejemplo, en los barrios) – a diferencia de lo que pasó en la Revolución Naranja en que la gente en su mayoría siguieron órdenes de arriba. Además, ahora los problemas no se pueden atribuir al odiado gobierno de Yanukovich, sino que provienen del mismo gobierno que llegó al poder gracias a la insurrección.

Informe de una concentración de protesta de los trabajadores sociales en Kiev

El 9 de abril fuimos a una concentración de protesta de los trabajadores sociales en frente de un edificio del gobierno cerca de Maidan. Los 12.000 trabajadores sociales, entre ellos 2.000 de personal administrativo, fueron los primeros en ser despedidos después del acuerdo con el FMI. Se les prometió dos meses, con pleno salario y cuatro con la mitad del salario en concepto de indemnización. Un trabajador que entrevistamos gana un salario básico de 1.400 hryvnia más un máximo de 1300 de bonus (netos), es decir alrededor de 80 a 120 euros al mes (mientras que el alquiler de una habitación en Kiev cuesta más de 1,000 hryvnia y los precios de los alimentos son similares a los de Polonia y sólo de un veinte a treinta por ciento más bajo que en Alemania).

Alrededor de 200 personas (de diferentes partes de Ucrania) participaron en esta segunda concentración frente al edificio del gobierno. Se organizó con el apoyo de la administración del gobierno inferior del sector – los funcionarios del gobierno que también perderán sus puestos si los despidos siguen. La primera manifestación había sido más pequeña y de menor confrontación, en esta muchos trabajadores se presentaron con pancartas hechas en casa con propuestas al gobierno tales como: «Vamos a intercambiar salarios», «Iniciad los recortes por vosotros mismos»; y: «Las reformas deben suponer mejoras, no desempleo y pobreza!»

La mayoría de los trabajadores son mujeres. Fueron empleadas en julio de 2012 por el antiguo gobierno. Por eso el nuevo gobierno las acusa de ser partidarias de Yanukovich. Hablamos con un trabajador de mediana edad que dijo que no participó en el Maidan, pero ahora está en la calle, ya que es una lucha por «pan». Sin embargo, dijo que es ridículo decir que estaban a favor de Yanukovich. Dijo que el gobierno quiere ahorrar 300 millones de hryvnia con los trabajadores sociales, que no es mucho, y no está atacando a sectores del estado que cuestan mucho más.

Algunos activistas de Oposición de Izquierda llegaron, leyeron un comunicado y gritaron consignas con un megáfono. La Unión de Trabajadores Autónomos distribuyó un folleto, mostró dos pancartas, «Contra el viejo-nuevo gobierno», «Queremos mejoras» (una referencia irónica a un comunicado del gobierno), y gritó: «Los funcionarios a la cárcel!» Esto condujo a una corta discusión verbal con algunos manifestantes que pensaron que era demasiado radical.

Al mismo tiempo, también hubo un centenar de ancianos, veteranos de Chernobyl, frente al edificio del gobierno, que protagonizaron su propia protesta. El gobierno quiere reducir sus privilegios (pensiones, transporte gratuito, tratamientos médicos). No había conexión entre las dos protestas, a pesar de que ocurrieron virtualmente codo con codo.